Anuncios
Enseñanza musical en Cuba. Ilustración: Mayo Bous / Magazine AM:PM.

¿Qué hacer para estudiar música en Cuba?

por
Artículos

A cada rato recibo la pregunta que aparece en el título, generalmente de alguien conocido cuyo hijo o hija descuella desde los primeros años con talento musical —o eso creen sus padres. Tengo la impresión de que no es fácil encontrar esta información completa y organizada, por lo que aquí van algunos comentarios generales sobre la enseñanza especializada de la música en la Isla, algunas opciones posibles y contactos útiles.

Cuba tiene una larga tradición de enseñanza musical, con sus albores a inicios del siglo XX, y ha visto pasar —como fundadores, pedagogos y profesores de distintas especialidades— a nombres tan relevantes como Hubert de Blanck, José Ardévol, Harold Gramatges, Argeliers León, Edgardo Martín, María Antonieta Henríquez, Leo Brouwer, Roberto Valera, y un largo e impresionante etcétera, y como alumnos —y en la mayoría de los casos también maestros en distintas etapas— a algunos de los músicos e instrumentistas más relevantes de nuestro país.

La enseñanza formal de la música tiene aquí tres niveles: Nivel Elemental, (que coincide y es simultáneo con la Educación Primaria), Nivel Medio (que coincide y es simultáneo con los estudios de Secundaria y Preuniversitario), y Nivel Superior (Licenciatura).

La educación musical está institucionalizada y, como la educación básica, es gratuita en Cuba para los ciudadanos cubanos y residentes permanentes en Cuba. No así para los extranjeros o cubanos no residentes.

Cuando alguien va a estudiar un instrumento (salvo en casos como el piano), el principio es que la escuela provea uno por cada alumno en condición de usufructo gratuito. Los instrumentos no son de primera calidad y casi siempre de uso, pero son dignos teniendo en cuenta que la mayoría deben ser importados o han llegado como parte de donaciones realizadas al país por conservatorios o escuelas en el extranjero, gobiernos, ONGs e incluso músicos de paso.

Hay escuelas de música de nivel elemental en prácticamente todo el país. No en todas se estudian todas las especialidades, pero con seguridad están las básicas: instrumentos de cuerdas (violín, viola, violonchelo, contrabajo), piano, canto, guitarra, instrumentos de viento (trompeta, saxofón, trombón, flauta) y percusión. El nivel medio se estudia también en casi todas las provincias, aunque en algunas solo hay Escuelas de Instructores de Arte, las que preparan a los alumnos no ya para instrumentistas o profesores de conservatorios, sino para profesores de Educación Musical en la enseñanza básica. El nivel superior (Licenciatura) únicamente se puede estudiar en La Habana (para todas las especialidades), y en Camagüey, Holguín o Santiago de Cuba para algunas, y es el único nivel cuyas clases puede tomarse o bien de manera completamente presencial (cursos diurnos) o por encuentros.

Para ingresar al nivel elemental de música, los niños o niñas interesados deberán tener aprobado el 2do grado de primaria para el caso de las llamadas carreras largas (piano, violín y violoncelo); para el resto deben tener aprobado el 4to grado de primaria (carreras cortas).

Las convocatorias son abiertas y se hacen por los medios de difusión masiva. Sea cual sea el instrumento que pretenda estudiar el talento en ciernes, debe realizar un examen de aptitud, que suele tener dos fases: la primera que llaman taller, en que se hace una especie de primer filtro para definir aquellos niños con verdaderas capacidades físicas, habilidades y aptitudes para la música, y la segunda es un examen que evalúa un poco más seriamente la musicalidad y el ritmo en los aspirantes. Los resultados (en forma de listas de aprobados) suelen ser mostrados en murales públicos en las escuelas de música de cada provincia o municipio, según sea el caso. El número de estudiantes que se incorpora cada año en septiembre al sistema fluctúa en dependencia de las necesidades a mediano plazo en las agrupaciones musicales de cada territorio, y también de la disponibilidad de maestros y/o de instrumentos por especialidad.

Una vez que los chicos comienzan a estudiar formalmente música, tienen un riguroso sistema de evaluación por instrumentos y varias asignaturas teóricas, además de las clases de Matemáticas, Idiomas, Ciencias, etc., que en el lenguaje de las escuelas de música llaman “de escolaridad”. Al término de cada nivel hacen lo que se conoce como “pase de nivel”, que consiste en montar, ensayar, y tocar un programa completo que usualmente incluye estudios y obras de las más complejas que sean capaces de interpretar con las habilidades hasta ahí aprendidas. Solamente cuando —además de pasar de grado— se aprueba esta fase, podrán continuar los estudios formales de música. De lo contrario, pueden insertarse en cualquier momento al curso correspondiente en la enseñanza básica.

Si el niño no comenzó a estudiar institucionalmente en el nivel elemental, puede incorporarse en el nivel medio, siempre que haya aprobado el noveno grado de formación general y apruebe el examen de ingreso de música. A su vez, para estudiar el nivel superior, deben haber concluido satisfactoriamente el nivel medio de música (incluido el examen de pase de nivel), y los exámenes de ingreso de Español e Historia; o tener concluido el preuniversitario y aprobar los exámenes de ingreso de Matemáticas, Español e Historia, además de los muy rigurosos de la especialidad musical que pretende. Adicionalmente, para este tipo de estudiante que se incorpora a la educación formal de la música directamente en el nivel superior, se requiere que tenga no más de 25 años de edad y que posea un índice académico igual o superior a 85 puntos como promedio en el nivel medio concluido. Una Comisión Provincial de Ingreso define quiénes son aprobados para comenzar a estudiar la Licenciatura en Música. Esto, en lo que respecta a la enseñanza formal e institucionalizada, que se rige en Cuba por el Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEART) para las enseñanzas elemental y media, y por el Ministerio de Educación Superior (MES) y el Ministerio de Cultura de manera conjunta, para el nivel superior.

También se puede estudiar música legalmente con profesores fuera de este sistema institucional. Una de las actividades expresamente autorizadas a realizar como Trabajo por Cuenta Propia (TCP) en Cuba es la de Profesor de música y otras artes (sic). Así, tanto cubanos como extranjeros interesados, pueden contratar directamente los servicios de un profesor de música, que debe tener licencia del Ministerio del Trabajo para la actividad. Según datos consultados, existen alrededor de 460 profesores de música y otras artes autorizados para realizar esta actividad por su cuenta.

Está muy extendida la práctica de “preparar” con maestros “privados” a los niños para la realización del examen inicial del nivel elemental en el sistema formal o institucional. En cuanto los padres detectan cierto talento o vocación, buscan a algún profesor o profesora que imparta, fuera del sistema formal de la educación musical, lo que llamamos clases particulares (generalmente en el hogar del maestro, aunque hay algunos que se trasladan a la casa del alumno). Estos maestros preliminares le facilitan al pequeño una preparación que garantice ciertas habilidades o conocimientos básicos. También se hace cada vez más habitual que los padres decidan “reforzar” el proceso de aprendizaje del instrumento o de asignaturas complejas como la armonía o el solfeo durante cualquiera de los niveles, con profesores particulares en horario extracurricular del alumno. El precio de las clases particulares de música para cubanos oscila entre 1 CUC y 5 CUC por clase, en dependencia del nivel, la asignatura, el maestro y la zona geográfica.

Los extranjeros que no sean residentes permanentes en Cuba pueden también optar por estudiar en el sistema organizado de educación musical por niveles, y también gestionar talleres de veranos y cursos cortos; la metodología está legislada al detalle en la Resolución No. 26 del 2012 del Ministerio de Educación Superior (Reglamento para estudiantes extranjeros en los centros de educación cubanos). Las tarifas, por su parte, dependen del tipo de curso, su duración, las disciplinas que interese cursar al estudiante extranjero, y otras variables, por lo que se recomienda establecer contacto directamente vía telefónica o correo electrónico.

Por último, para aquellos extranjeros de paso, que no conocen directamente a músicos o profesores de música, y que buscan en principio hacer consultas o recibir un curso de pocos días con profesores de buen nivel, les recomendamos Havana Music School, que ofrece este tipo de enseñanza a medida e información sobre opciones culturales una vez en Cuba.

Para más info:

Centro Nacional de Escuelas de Arte (CNEART)
Calle 90 A # 9005 esq. 5ta. C, Miramar, Playa, La Habana C.P. 11 600.
Teléfonos: (+53) 7 202 1629 / 7 204 0047

Escuela Nacional de Música (ENA)
Calle 120 e/ 9na y 11, Cubanacán, Playa, La Habana.
Teléfono: (+53) 7 208 4831 y 7 208 0243

Universidad de las Artes (ISA). Facultad de Música
Calle 120, No 904, e/ 9na y 23, Cubanacán, Playa, La Habana.
Website: http://www.isa.cult.cu/pregrado/facultad-de-musica/
Teléfono: (+53) 7 208 0704 E-mail: [email protected]; [email protected]

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Últimos de Artículos

Portada del no. 4 de Magazine AM:PM. Ilustración: Mayo Bous.

Magazine AM:PM no. 4

Finalmente, el cuarto número de Magazine AM:PM (y último de 2019) es

Añade Magazine AM:PM a tu Barra de Inicio

Añadir
×

Install this Magazine AM:PM on your iPhone: tap and then Add to Home Screen

×
es_ESEspañol
en_USEnglish es_ESEspañol
Regresar Arriba