Fotograma del videoclip "El Bombazo", de Divan ft. Yomil y El Dany, nominado a Video Más Popular en los Premios Lucas 2019. Foto: Felo / Planet Records / La Oficina Secreta.

El sonido más visible de nuestro tiempo en los Premios Lucas 2019

by
Articles

Cada año, por esta fecha, el popular programa Lucas protagoniza de cierta manera la escena televisiva del país. Como ya es costumbre, realizadores audiovisuales, músicos, actores, actrices y público en general, esperan con ansias el mayor evento dedicado al videoclip cubano. Audiovisuales de las más diversas estéticas, géneros musicales y directores pertenecientes a varias generaciones confluyen en un mismo espacio con el único fin de alzarse al menos con un galardón dentro del certamen.

Sin dudas, una de las categorías más relevantes dentro de los Premios Lucas es la de Video Más Popular. En esta, más allá del trabajo audiovisual realizado, la propuesta musical propiamente dicha sobresale a la hora de que el público (único juez en esta categoría), tome una decisión y emita su voto. Es por ello que este apartado dentro del concurso es buen indicador para formarnos una idea sobre los gustos y preferencias musicales del público cubano actual.

Al revisar, por pura curiosidad, la lista de Nominados a los Premios Lucas 2019, centré precisamente mi atención en esta categoría. Sin predisposición, al mirar con detenimiento el listado de videos nominados, advertí de inmediato algunos aspectos que, sin ánimos de juzgar, me sirven para reflexionar un poco sobre nuestra realidad sonora.

Resulta llamativo y revelador —al menos para mí— que de un total de diez videos nominados, ocho sean propuestas pertenecientes a la escena de la música urbana. No es un secreto para nadie que desde hace varios años, el reguetón se impone cada vez con más fuerza dentro del panorama musical de la Cuba actual, desplazando y hasta relegando al olvido a otros géneros que fueron altamente populares en años anteriores. Recordemos aquellas ediciones en que propuestas como Malo Cantidad, de Carlos Manuel y su Clan (2001); Quién Fue, de Haila (2005); o la Charanga Habanera con El Boni (2003), Ay! Ay Amor (2004), Con la misma loca (2009), y La suerte (2011) (el fenómeno de la Charanga merece una reflexión aparte) se alzaron con este premio, poniendo en la preferencia del público a la música popular bailable cubana. Hoy día estos artistas han pasado a un segundo plano, y en su lugar encabezan las listas de nominados nombres como El Chacal, Yomil y el Danny, Alex Duvall, Gente de Zona y Divan.

Este comportamiento nos permite tener una idea bastante esclarecedora de por dónde van los tiros en cuanto al consumo y preferencias musicales en el país. Vale aclarar, que en esta categoría en específico, no solo influye la calidad del producto audiovisual como tal (tengamos en cuenta que la mayor parte del público no posee criterios especializados sobre el mundo del videoclip), la música como materia prima y manifestación artística masiva hace la mayor parte del trabajo.

El hecho de que de un total de diez propuestas, solo dos no se circunscriban a la música urbana (una de música popular bailable –No puedo parar, de Leoni ft. Gilberto Santa Rosa— y la otra perteneciente al área de la cancionística —Bolero sangriento, de Buena Fe—) nos pone sobre aviso del estado de los géneros insignes y característicos de la música cubana.

Otro elemento que captó mi atención, es que de estas diez propuestas, siete son featurings. Lo de hacer colaboraciones siempre ha sido una opción en cualquier área de la creación musical, pero de un tiempo a la fecha, pudiéramos decir que más que una posibilidad parece una asignatura obligada, sobre todo para los artistas de la música urbana.

No hace falta ser muy observador para darse cuenta de que una colaboración entre dos artistas resulta hasta cierto punto una buena estrategia de promoción, debido a que la popularidad que puede alcanzar el tema producido se amplía por la confluencia de sus respectivas audiencias. De hecho, para algunos músicos (no me refiero necesariamente a los nominados este año), ha servido como trampolín para volver a colocarse en el punto de mira y en la preferencia del público.

Unir fuerzas o simplemente sacar partido del nombre de otros, ha devenido un gran negocio para muchos hace algunos años. Debido a la innegable popularidad del reguetón en la Isla, varios defensores de otros géneros, mayormente de la escena popular bailable cubana, han apelado a este recurso de realizar featurings con exponentes del género urbano para volver a colocar un tema en las listas de éxitos.

Entonces… ¿se puede decir que hacer featurings es tendencia dentro de la industria musical cubana actual? ¿Las colaboraciones son vistas como una estrategia de promoción para algunos? ¿Es válido valerse de la popularidad de otros para recolocarte como producto artístico en la preferencia del público?

Al analizar el listado de nominados en esta categoría salta a la vista que, de los ocho videos de reguetón, siete son producto de la Oficina Secreta. Es un hecho que esta productora independiente liderada por Osmani Espinosa se ha convertido en uno de los espacios más sólidos de producción, difusión y gestión de la música urbana en el país. Debido a la retroalimentación existente entre el talento de los artistas que conforman el catálogo de la Oficina, y la perspicacia de Osmani para convertirlos en un producto de alto consumo, la Oficina Secreta cuenta en su nómina con muchas de las producciones más disfrutadas y consumidas por el público cubano en los últimos tiempos.

Pareciera entonces, al observar dicha lista de nominados, que solo en la Oficina Secreta se obtienen propuestas artísticas de calidad relacionadas con la escena urbana. De repente, otros centros de creación de este sector quedan invisibilizados ante la hegemonía de la Oficina. ¿Dónde están productoras como La Célula Music y Presidencia Record, por solo citar dos de las más conocidas? Sin desconocer la probada agudeza de Osmani Espinosa como productor-gestor, o el talento de los artistas que representa, vale la pena cuestionarse:

¿Acaso productoras como la Célula Music (muy popular hace algunos años) no cuenta con un producto de calidad que le permita colocarse en la preferencia del público? ¿Acaso no existe talento en la escena de la música urbana que no esté ligado a la Oficina Secreta? ¿Es Osmani Espinosa una especie de Rey Midas que convierte en oro todo lo que toca? ¿Ha logrado la Oficina Secreta descifrar el código de los Lucas, es decir, determinar qué cánones o presupuestos estéticos en su producto le permiten dialogar exitosamente con espacios de validación como los Premios Lucas, mientras que otras productoras no lo han hecho?

Amén de las respuestas a las anteriores interrogantes, la realidad es que una vez más queda demostrada la eficiencia de lo que pudiéramos llamar “circuito de producción de la escena urbana” en Cuba, o al menos de una parte de él. Ya sea por la eficacia de sus principales actores (productores, gestores, exponentes) o lo atractivo de su música, el alcance del género dentro de la isla es cada vez más sólido y notorio. Más allá de los detractores, de la falta de apoyo de las instituciones, del “rechazo” de muchos músicos cubano de gran trayectoria y dejando de lado todo tipo de juicio de valor, resulta pertinente aceptar que la música urbana se ha convertido en el sonido más visible de nuestro tiempo.

NOMINADOS PREMIOS LUCAS 2019 VIDEO MÁS POPULAR

101 – Leoni Torres y Gilberto Santa Rosa // No puedo parar // Dir.: Yeandro Tamayo
106 -Diván // Te amo // Dir.: Freddy Loons
115 -Diván y Leoni Torres // A que te saco de mí // Dir.: Charles Cabrera
120 -Diván y Jacob Forever // Infiel // Dir.: Freddy Loons
121 -Alex Duvall y El chacal // Hoy lo que toca es party // Dir.: Felo
122 -Buena fe // Bolero sangriento // Dir.: Jorge Pentón
132 -Leoni Torres y Gente de Zona // Mejor sin ti // Dir.: Yeandro Tamayo
137 -Alex Duvall ft. Yomil y El Dany // El Bombazo // Dir.: Felo
139 -Diván y Lenier // Pobre corazón // Dir.: Freddy Loons
263 -El Chacal // La mentira // Dir.: Adrián Sánchez Ávila

Ayuda a que Magazine AM:PM siga siendo un proyecto autogestionado y con indenpendencia editorial.

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed .