Portada de Carnal, nuevo álbum de Buena Fe. Fotografía: Gabriel Dávalos

Carnal: repeat formulas or be a market snack

by
Reviews

As a prejudice open to the middle is this disc, which of the flesh is raised with a transversal idea: the universe as a human source to question freedom. A selection of songs whose eclecticism lies in choosing points of view, ideas and sensory evaluations that are compatible, only, combining them and mixing them in an adequate sound dramaturgy like the one proposed by Carnal, the most recent album of Good Faith, where it seems that the band - as the theme that gives title to the album suggests - agreed to be mouthful of the market jaws.

El fonograma tiene como base la experimentación con sonidos que mezclan la percusión y las cuerdas eléctricas, 14 piezas con una noción pluralista donde caben todas las voces, como evidencia, por ejemplo, el uso de sintetizadores y la fuerza escandinava del track Catrina.

The Carnal theme is a visceral and very personal dissection of believing even if there is a lack of motives and deserters of hope. This is confirmed by the letter: It does not matter, we go again ... / To try to understand what happened / To be the owner of what will come / the imposture is suicide in full sun / no way does not make it personal.

Como denominador común, en todos los cortes del CD se distinguen versos breves, apenas monosílabos o sintagmas que el grupo extiende a coro. Frases como: Estoy enamorado de la noche (en Patakí de Libertad), Quién soy yo, título además del octavo track del disco (una típica balada pop, donde ¿merodea la sombra de Ricardo Arjona?); igualmente, Ni una más and Carnal confirman ese tratamiento coral en el empleo de las voces que distingue al álbum y en donde, por primera vez en la historia de la agrupación, incorporan la voz de una mujer en los coros que, por supuesto, ofrece otra coloratura al producto final.

El disco, además, da la oportunidad a Yoel Martínez de corroborar que cuando asume el protagonismo como cantante —en su caso los solos vocales, con respaldo guitarrístico y sin demasiado sonido orquestal de fondo— le sienta bien. En esta oportunidad, ello deviene en el regalo a la medida para su hija Mía.

That is also the name of the song composed and performed by Yoel and that serves as a thematic bridge and turning point to tell individual stories written by Israel Rojas. The first four themes of the album revisit social conflicts: racism, the idea of freedom, the individualism that manifests itself as the poison in society, love for Cuba, faith, and the ability of its people to survive. The rest of the musical proposals individualize the stories, always from the artistic sensibility and especially body with which the Cuban present is enjoyed and suffered.

What began as a duo, almost entered the year 2000, has mutated in a band that returns to the root with the piece Blues de guateque. It is the claim, without forgetting, with the Guantanamo land and the East that saw them born. Thus, the group returns to the identity thematic line of Israel Rojas and Yoel Martínez and then reaches the capital throughMujer ciudad .

On the other hand, in Cuatro cuentos the neighborhood narrative is used as a common thread to sing, making visible the sui generis situations of a community. The proposal is a photograph of the neighborhood culture, that to which it is necessary to return again and again to understand the national culture.

The pats, meanwhile, are the portico of the theme Ni una más, a resource that in the past also assumed the group in titles such as Catalejo, of obvious popularity, and which also repeats in Música vital. The conversations at the beginning of the titles and the environmental dialogues without musical intervention are verified again in Madurar, another formula explored earlier in interpretations such asOjeo and Se bota a matar, which belong to Dial, the band's eighth record production.

In short, the group rereads its own work without big surprises. An album where more orchestral, sonorous work is given more preponderance, and… when it seems that the lyrics are going to connect with poetry to think —the aesthetic resource and creation of the group—, the compositions resent the lyric level of fall into a good dose of ease and have little of that sharp and critical depth of the beginnings of the duo.

Help Magazine AM: PM remain a self-managed project with editorial independence.

7 Comments

  1. Muchas gracias por la reseña del disco y las críticas. Carnal es justamente el disco que pretende mirar hacia delante auxiliados por lo aprendido en 20 años. Es el 10mo disco de estudio y estamos muy contentos con los resultados. Sobre todo de nuestro público que en solo dos meses ya conoce y exige esas canciones en vivo. No necesitamos cantar viejos hits. La gente nos está pidiendo estas canciones y eso nos dice que estamos vivos aún. Hay de crítica y de reflexión en este material, lo que puede ser que no coincida con las que le gustaría a cierto tipo de público ni a cierta línea editorial. Es totalmente comprensible. Al final, el tiempo, como siempre, dirá la última palabra. Salud y buenas cosas para la periodista y para AM-PM. Sigan adelante. Creo que hacen, hasta hoy un excelente trabajo.

    • Hola Israel, muchas gracias por el acercamiento a la reseña que hemos publicado en la revista de tu disco Carnal, por la lucidez -que ojalá fuera más común- de mirar con espíritu proactivo un texto que intenta dialogar con tu obra, y tratar de sacar algo valioso de ello. Un saludo respetuoso desde la redacción de Magazine AM:PM.

    • Gracias Israel, por el tiempo que dedicaste a leer la reseña y comentarla con esa inteligencia que te caracteriza. Mucha salud de Buena Fe para ti y la agrupación. Saludos afectuosos Isely Ravelo Rojas

  2. Eres demasiado decente o te haces, Israel. Este atículo es tan mediocre, contradictorio y feo como la autora. Parcializado como AM-PM. Ella toda sorda, afirma así sin ninguna lógica ni razón musicológica que La Catrina tiene fuerza escandinava (risas), pero en Ni una más no puede escuchar la evidente referencia a la trova espirituana, que lleva palmadas per-se. Prefiere en cambio denunciar que es un recurso “quemado” en Catalejo. Basta el primer párrafo para entender que quien nos habla emprendió un viaje sin ganas, con un prejuicio que, en lugar de confirmarse, más bien se le abre la mitad -el disco, le gustó, aunque no quería. A estas alturas no sé si es una crítica musical u otro alarde snobista de AM-PM. Publicación que demerita el Grito Mudo de Carlos Varela por repetitivo, pero pondera a Alex Cuba cual fabuloso, cuando lleva varios discos sonando parecido ¿la sombra del favoritismo con el exiliado? Resulta que Buena fe también son acusados de repetitivos. ¿Acaso AM-PM y Asely Ravelo Rojas no saben diferenciar entre diseño y concepto? A ellos entonces los Van Van les deben sonar siempre iguales, porque siempre hay trombones, mambos y estribillos. ¿?
    No soy fanatica de nadie. Adoro la música. Lo que me resulta raro es que AM-PM haga una reseña del concierto de Alvaro Torres y no de los ¡CINCO! conciertos en el Karl Marx de Buena fe a finales de 2019. Y ahora se aparecen con esto. No sé. Me sabe mal. Creo que AM-PM sueña con ser una especie de “El Estornudo”, pero en lo musical. Y no. Este otro panfleto con careta novedosa tampoco lo compro.

    • Hola Tania. Lamentamos mucho que su desacuerdo con la reseña -y de paso con todo lo que publica Magazine AM:PM, al parecer- le haga perder un elemental sentido del respeto a la persona de la autora, a su pensamiento, y al trabajo de un equipo de personas apasionadas por la música e interesadas en aportar -desde sus saberes y personal discernimiento- al ecosistema de la música cubana.
      Si algo consideramos innegociable en nuestra redacción es el derecho al ejercicio del criterio, con su consecuente cuota de falibilidad. Su comentario nos parece un ejemplo perfecto de por qué necesitamos un espacio de diálogo para la música en nuestro país.

    • Que triste, Tania, que te pongas a descalificar tan feroz e, incluso, ofensivamente el trabajo de un grupo de personas tan solo por no coincidir con tus criterios. Yo, por ejemplo, no coincido con mucho de este texto y sin embargo lo respeto porque cada quién tiene derecho a expresar libremente su opinión y la mía tiene por qué ser, precisamente la correcta. Lo que dices referente a que se pondera el trabajo de los exiliados es un argumento infundado totalmente. Busca las reseñas de los nuevos discos Real Project o Eme Alfonso o del Trío Palabras (este último del mismo autor que el de Alex Cuba) para que dejes de ver fantasmas donde no los hay. La intolerancia solo es una muestra de la estrechez de mente del intolerante.

Leave a comment

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed .