El arte perdido de escuchar – Vol. 4: La calidad del audio de la música

7 minutos / Keith Jopling

23.04.2020 / Artículos

En estos tiempos de aislamiento y reconfiguración (quién sabe si definitiva) de nuestro sistema de relaciones producto de la COVID-19, Keith Jopling, fundador del sitio de curaduría de playlists The Song Sommelier, ha publicado en colaboración con la agencia dlmdd una serie de reflexiones bajo el nombre The Lost Art of Listening (El arte perdido de escuchar), en las que examina el papel de la música y la escucha en nuestras vidas (entendiendo la escucha como el ejercicio de oír atenta y conscientemente la música), y cómo el impacto de esta pandemia global puede remodelar de manera permanente los oídos y mentes de las audiencias a lo largo y ancho del planeta. Nos complace compartir con ustedes —martes y jueves, durante las próximas tres semanas— esta provocadora colección de ensayos traducidos al español, con el permiso de su autor.

(Si quieres leer el vol. 3 pincha acá)

El arte perdido de escuchar – Vol. 4: La calidad del audio de la música

Según la creciente comunidad de audiófilos, la ola actual de música digital nos está afectando a todos. Desde la aparición del mp3 a finales de los 90, nunca hemos mirado hacia atrás en términos de abundancia y disponibilidad de la música, sin embargo, en el exceso, traficamos con el sonido de la música.

No ha faltado drama en la industria de la música como negocio en la era digital. Cuando Napster causó estragos en el 2000, iTunes salió al rescate en 2004, Amazon intervino con el mp3, y el «público que compra discos» migró principalmente a lo digital. El streaming se hizo cargo a mediados de la primera década de los 2000 con Rhapsody y luego con una versión legal de Napster, y el puntillazo lo dio en 2009 Spotify que le agregó una dosis de esteroides al mercado digital. Mientras todo esto se desarrollaba en las últimas dos décadas, ha crecido un movimiento que argumenta que nos hemos alejado de la fidelidad. Sin embargo, la mayor parte del tiempo el mensaje ha caído en oídos sordos.

Sin embargo, tal vez eso esté a punto de cambiar finalmente. No menos de tres de las principales plataformas de streaming (Deezer, Tidal y ahora Amazon Music) ofrecen transmisión de audio en calidad de «alta resolución» (además del pequeño especialista Qobuz). No obstante, dentro de cada uno de estos servicios existen numerosos obstáculos para dar el salto a una experiencia auditiva realmente superior. El número de pistas disponibles en «calidad de estudio», «calidad maestra» o «ultra HD» sigue siendo una fracción del catálogo general (el proceso para mezclar una pista hasta estos niveles de calidad no es simple ni económico). Por otro lado, la reproducción es otro problema. Los dispositivos con transmisión inalámbrica disponibles no transmiten archivos de 24 bits, por lo que necesitarás un altavoz que sea compatible con HD, y todavía son relativamente raros. Y la idea de usar auriculares con cable parece un paso atrás.

Quizás la pregunta más importante es: ¿A LA GENTE LE IMPORTA?

Las opiniones están divididas sobre cuánto pueden apreciar realmente las personas del audio de alta resolución. La evidencia es irregular, por lo que Apple y Spotify aún no han invertido en formato HD o en el gran esfuerzo de marketing requerido para persuadir a las personas a probar HD, lo que también significa gastar más efectivo. Debo haber examinado docenas de encuestas que dicen más o menos lo mismo: una proporción minoritaria de fanáticos de la música está interesada (entre un cuarto y un tercio), y un subconjunto de estos pagaría más. Sin embargo, estas proporciones caen abruptamente en el grupo demográfico de menores de 30 años. Es difícil concretar un negocio con ese tipo de evidencia. Los más interesados ​​son los que aún no se han convertido al streaming (los audiófilos que aún resisten), mientras que los que ya lo han hecho están contentos con lo que tienen. La música de alta definición puede ser la innovación que atraiga a los audiófilos reacios a la música digital hacia la economía del streaming, pero los servicios que llevan la música HD al mercado deberán combinar un enfoque en esta audiencia con un marketing de marca más fuerte. HD implica no solo una mejor escucha, sino también la posibilidad de fanfarronear. Incluso persuadiendo a los audiófilos a sentirse mejor consigo mismos en la era digital.

La industria de la música parece estar más preocupada por otros nuevos formatos potenciales (podcasts, realidad virtual, inteligencia artificial y transmisión de video en vivo) como para considerar el audio de alta resolución una prioridad. Sin embargo, eso no ha impedido que Tidal y Deezer tengan un éxito modesto con sus ofertas en HD, y Amazon Music HD también está recibiendo buenas críticas. Entonces, la respuesta todavía parece ser: tal vez a algunas personas les importa, pero ¿es suficiente para sostener un mercado?

Amazon Music HD necesitará un mayor catálogo de contenido masterizado con calidad de estudio, pero también debe asociarse o crear el hardware compatible. Si esta veleta puede comenzar a girar, ¿es el mercado direccionable lo suficientemente grande como para que Amazon gane las guerras de transmisión con la oferta? Aquí hay una idea (un poco cínica). ¿Podría Amazon ofrecer su servicio de Música HD a todos sus clientes al precio básico de transmisión durante los próximos meses, mientras estamos todos encerrados en casa? ¿Podría solucionar esto con el soporte para que las personas en el hogar también tengan la configuración correcta en términos de compatibilidad de hardware? Esta podría ser la oportunidad para que comencemos a escuchar más música que suena mejor.

Dejando a un lado el ciclo de reemplazo de los altavoces domésticos de mayor calidad, el automóvil podría convertirse en el canal crítico para la música HD. El auto es la última vanguardia para las guerras de streaming. Al igual que con la transmisión doméstica, para empezar hay algunos desafíos involucrados en conseguir música HD en el automóvil. Simplemente conectar un reproductor de audio de alta resolución a un sistema de audio estándar para el automóvil no hará el trabajo. Tiene mucho sentido que los fabricantes de automóviles, especialmente las marcas de automóviles de alta gama, instalen sistemas compatibles con HD en nuevos modelos. El automóvil es un santuario personal para muchos (especialmente en el mercado de música más grande del mundo, Estados Unidos). Es en este entorno que la gente está dispuesta a invertir mucho para una mejor experiencia de audio, tal vez. Después de todo, ¿qué más se puede hacer en un automóvil que conducir y escuchar?

Personalmente, nada me haría más feliz que cambiar a una experiencia de escucha de música de mayor calidad, si fuera más convincente y fácil. La música HD es, quizás, de todas las ideas anteriores sobre las que he escrito en estas publicaciones, la forma más significativa de lograr que las masas se involucren más con la música, en un momento en que estamos siendo bombardeados con infinitas opciones de entretenimiento. ¿Realmente queremos pasar más tiempo en otro conjunto promedio de paquetes de Netflix cuando podríamos volver a visitar el catálogo de Bowie en un formato de audio más gratificante?

Para los fanáticos de la música, la respuesta está clara.

Consejos para obtener más calidad de sonido de tu música:

  • Quobuz, Amazon Music HD, Tidal Master, Deezer.
  • ¡El vinilo! Con la configuración correcta, la calidad de reproducción de un disco de vinilo masterizado correctamente es difícil de superar en una escucha doméstica. Y además tienes la funda discográfica y los rituales encantadores que lo acompañan.

(originalmente publicado en The Song Sommelier)

Avatar

Keith Jopling

    Más publicaciones

    Deja un comentario


    Más en Artículos

    Ayuda a sostener nuestra revista

    • Dona •

    Become a Patreon